La Ley Electoral no avanza por resistencia a control y las pugnas en los partidos


SANTO DOMINGO. Los casi 20 años que lleva flotando y perimiendo el proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas se han convertido en un muro que bloquea la aprobación de las modificaciones a la Ley Electoral 275-97, considerada primordial para transformar las campañas y hacer más transparente la democracia.
Además de la actual pugna por el tipo de primarias, que ha dividido a los dos principales partidos, el proyecto de Ley de Partidos cuenta con puntos a los que estas organizaciones les huyen, para mantener el estado actual de libertad con el que juegan internamente las cúpulas para eternizarse en la dirección y manejar sin controles los fondos millonarios que reciben mensualmente del financiamiento del Estado a través de la Junta Central Electoral.
La propuesta de reforma a la Ley Electoral va rumbo a siete años de espera desde que fue presentada por la Junta Central Electoral el 26 de noviembre de 2011.
De nada ha valido que en enero de 2012 se diera un plazo de tres años en la Ley Orgánica de la Estrategia Nacional de Desarrollo para la aprobación de la Ley de Partidos y de la modificación a la Ley Electoral.
En una visita al presidente de la Cámara de Diputados, Rubén Maldonado, el bloque de partidos opositores planteó: “El proyecto de ley fundamental que debe ser conocido en primer lugar es el proyecto de reforma a la Ley Electoral, porque se trata de la ley marco y en segundo lugar la Ley de Partidos. Consideramos que en todo caso, los dos puedan ser conocidos de manera concomitante”, dijo Max Puig. La semana pasada, el expresidente Hipólito Mejía y su vocero Eddy Olivares, propusieron “que mientras el Proyecto de Ley de Partidos se encuentre siendo estudiado por la comisión designada al efecto, el Senado de la República conozca el Proyecto de Reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral, para que también sea aprobado en la actual legislatura”.
Las modificaciones a la Ley Electoral implican grandes avances como el control del tiempo de las campañas, del uso de los recursos del Estado, limitaciones de propaganda y acceso igualitario a los medios de comunicación.
No profundizan
Sobre el proyecto de Ley de Partidos aprobado en el Senado, la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) advirtió que la redacción alterna de la Comisión Especial aborda cuestiones de primer orden para una regulación a los partidos, “empero, consideramos que se hace de una manera puramente enunciativa y que no profundiza los conceptos, por lo que no enfrenta de manera clara los problemas actuales de la democracia partidaria”.
Esos puntos esenciales son el financiamiento, métodos de democracia interna, precampañas electorales, sanciones y educación política.

RESPONDER " La Ley Electoral no avanza por resistencia a control y las pugnas en los partidos "

Publicar un comentario